top of page

SAMSARA: Mujeres que Resucitan

Samsara es el ciclo de nacimiento, vida, muerte y renacimiento en las tradiciones filosóficas de la India. Es el ciclo vida, muerte, vida.


Mucho se habla de la felicidad, de cómo alcanzarla, de cómo mantenerla. Es como si se hablara de un viaje interminable en busca de “ese algo absoluto”… que, por definición, nunca llega. A partir de esta premisa, muchas preguntas surgen en mi mente.


¿Cómo defines la felicidad? ¿Cómo crees que podrías conseguirla? ¿Es absoluta? ¿Es concreta? ¿Es regular y consistente? ¿Sabes lo que necesitas para alcanzarla? ¿Sabes lo que debes soltar para poder alcanzarla? ¿Es la ausencia del dolor? Mucho se habla de la felicidad. ¿Serán todas “las felicidades” iguales?¿Será mi definición de felicidad, igual a la tuya?


En este camino en busca de la felicidad, imagino que has pensado cómo hallarla pero, has pensado ¿qué te la quita? ¿Qué te aleja de ella? ¿Has mirado tus oscuridades? ¿Has abierto el cuarto de los regueros de tu alma? Ese donde están los monstruos, los cadáveres de las antiguas versiones de ti. ¿Has mirado ahí, donde yacen los apegos, los traumas, las aversiones, las cosas que desconoces y todo lo que evitas?


Ningún ser sintiente desea sufrir, pero todos sufrimos y para identificar lo que nos provoca dolor y sufrimiento debemos mirar hacia nuestro interior. En la interioridad de nuestro ser están las respuestas que buscamos. ¿Qué provoca tu dolor? ¿El apego, la aversión, la ignorancia, los celos, la atracción, el odio, el orgullo, el resentimiento, los recuerdos, las obsesiones…? Todas estas y otras tantas solo lo que le llaman toxinas mentales que producen sufrimiento.


Si la felicidad fuese liberarte de esas toxinas, entonces, estamos de acuerdo en que es un largo camino por recorrer que requiere de voluntad y determinación. Sanar y limpiar poco a poco las toxinas que habitan en el cuerpo y la mente en dirección a la felicidad, aunque sea un camino retante, merece totalmente el intento.

Samsara: Mujeres que Resucitan es una invitación a mirarte por dentro, a observar tus patrones, a conocer tus ciclos, a dejar morir lo que tiene que morir, a desapegarte de lo que no te nutre. Es una invitación a renacer en otra dirección. Es que reconozcas la naturaleza de tus patrones habituales y las repercusiones de esos patrones en tu vida. Es una invitación a mirar de frente lo que te duele en un espacio sostenido. Es un lugar donde podrás observar tus emociones, pensamientos y acciones con amor y sin juicios, desde una postura profundamente compasiva.


Un acto de Amor Propio


Liberarte de juicios y dejar de aferrarte al significado que le das a las emociones, permitirles ser y observar su naturaleza y la información que tienen para ti es un acto amoroso que permite que la energía abrumadora se disuelva y brote de ella sabiduría.


Reconocer tu espacio interior y hallar en el un lugar seguro te libera de los juicios y del dolor que provocan. Tú no eres tus pensamientos y emociones, darte cuanta de esto también es liberador. Darte cuenta de que “los cambios climáticos” de tu mente solo son fenómenos que pueden ser liberados naturalmente, sin necesidad de controlarlos y permitirte sentirlos y observarlos como lo que son te permite experimentar paz, sin necesidad de huir, abandonar, evitar o controlar. Esa es la invitación, a que te ames profundamente, a propósito y sin juicios.


No se puede sanar lo que no se mira, no te puedes liberar de lo que no observas. Por eso mi misión en este espacio es motivarte a la introspección, reflexión y la aceptación de tu TODO.


Eres luz, pero no ignores tus sombras. Encamínate a la felicidad mientras observas y sanas tu dolor. Reconoce y honra tu Dharma, habiendo mirado de frente tu Samsara.

 


36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page